Periodistas becarios sin remuneración

Durante la última asamblea general de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España, hubo un tema que destacó, al margen del asunto de los colegios profesionales: la nefasta situación en la que se encuentran los periodistas becarios, la mayoría de los cuales ni siquiera perciben una mínima remuneración por su trabajo.

Hay que partir de la base de que mal tienen que ir las cosas en una profesión donde cada año, al mismo tiempo que se pierden puestos de trabajo en los medios de comunicación, salen a la calle miles de titulados universitarios sin apenas posibilidad de poder consolidar y desarrollar los conocimientos adquiridos en las aulas con el ejercicio de la práctica laboral. Y, efectivamente, las cosas van mal.

Y de esta situación del mercado se aprovechan las empresas para hacer que los periodistas becarios trabajen gratis. No que se formen gratis, que al fin y al cabo sería una especie de trueque que podría ser beneficioso para ambas partes, sino que lo que está ocurriendo en la práctica es que los recién licenciados están sustituyendo sin remuneración a profesionales curtidos.

Alguien podría decirme que eso ha ocurrido siempre. Y es verdad. Puedo recordar la buena lectura del libro La novela de un literato, de Rafael Cansinos Assens, quien constantemente rememora cómo durante sus primeros años de ejercicio de la profesión (allá por los inicios del siglo XX) no paraban de decirle sus jefes y compañeros que primero tenía que hacerse una firma y que luego era cuando tenía que pensar en cobrar. Pero incluso en aquellos tiempos, indudablemente duros, había más ventajas. Al final, como decían, llegaba el momento de cobrar. Ahora, cuando parece que se aproxima el día de tener un contrato, lo habitual es que el destino sea la calle para que entre un nuevo becario a ocupar el puesto. Así se crea un círculo vicioso que consiste en crear puestos de trabajo permanentes sin remuneración.

Ante esta situación la FAPE, y a propuesta de la Asociación de la Prensa de Madrid, aprobó por unanimidad en su asamblea dirigirse a las universidades españolas para exigirles que los puestos que oferten de periodistas becarios sean siempre remunerados. Es un principio. Ahora está por ver si las universidades están por la labor de dignificar las titulaciones que ellas mismas imparten…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

baldorodriguez.com copyiwritter