¿Sirve para algo el estudio de redes sociales de la IAB?

Hombre…, pues para algo supongo que sí. Pero solo eso, para algo. Me refiero al estudio de redes sociales de la IAB (Interactive Advertising Bureau) que anualmente se publica con datos de España y que acaba de salir hace unos días, exactamente el 20 de abril. En esta ocasión presenta algunas novedades interesantes, como el hecho de considerar ya sin paliativos a WhatsApp dentro de las redes sociales; pero sigue adoleciendo de un sesgo tan importante en su población que, en el mejor de los casos, hace que la validez del informe sea más que cuestionable y, en lenguaje llano, es poco práctico para los usuarios profesionales hacia quienes va dirigido, es decir el mundo del marketing y la publicidad.

Frecuencia de uso de las redes sociales. Estudio de la IAB 2016Mi opinión se basa en algo tan evidente que requiere de poca explicación, aunque voy a hacerlo. El estudio de redes sociales de la IAB solo considera que hay usuarios de las mismas entre 16 y 55 años. Este tramo, para ellos comprende el 100%, fuera solo queda el 0%. Y este dato sorprende aún más cuando se constata la fuerza de WhatsApp, red que abarca todas las edades, desde los más jóvenes a los más mayores.

Considero que, cuando hablamos de marketing y publicidad en redes sociales o internet, no podemos sustraernos de la realidad si queremos que nuestro trabajo sea de utilidad para los profesionales. E ignorar que los menores de 16 años campan por sus respetos por las redes es no estar al tanto de lo que ocurre. Es cierto que, en muchos casos, no son ellos directamente los que compran (generalmente lo hacen los padres) pero hay que tener bien presente que son ellos los que piden. Y en sectores tan importantes como los videojuegos, el ocio cultural (música, series, películas…) e incluso la moda los adolescentes y los preadolescentes tienen mucho que opinar y que contar a los responsables de los comercios online ¿o es que acaso piensan que no consumen?.

Seguimiento de las marcas en las redes sociales. Estudio de la IAB 2016¿Y qué decir de la exclusión de los mayores de 55 años? Por poner un ejemplo de los datos que recoge el estudio de redes sociales de la IAB: la gran mayoría de las personas que siguen a las marcas a través de Facebook son mujeres entre 40 y 55 años. Qué ocurre ¿que cuando cumplen los 56 dejan de seguirlas de golpe? ¿A partir de entonces dejan de ser consumidoras? ¿Ya no revisten ningún interés para los responsables de los ecommerce? Estas preguntas son tan de sentido común que no merecen que me pare a contestarlas. Y me imagino que los directivos de las empresas que venden en internet y en las redes sociales (muchos de los cuales rebasan los 55 años) estarán interesados en conocer datos sobre un sector importante de la población con poder adquisitivo y que accede cada vez más a las redes sociales y es influenciable por ellas a la hora de adquirir artículos o servicios.

Dispositivos de conexión a las redes sociales. Estudio de la IAB 2016Los responsables del estudio de redes sociales en España de la IAB han demostrado vivir en el pasado. Es cierto que hace diez o quince años la distribución de la pirámide de población respecto al uso de los social media podía ser parecido al que sigue utilizando la IAB para su estudio de redes sociales. Pero, evidentemente, no recoge el panorama actual. Entonces, si ha quedado obsoleto en cuanto a su estructura ¿qué utilidad tiene para los profesionales? Mi amigo Baldo Rodríguez, experto en marketing online y con quien he comentado esta tarde los datos del informe, también cuestionaba su validez. Y es realmente una lástima, porque necesitamos datos fiables para saber en qué terreno nos movemos en el mundo digital. Espero, que al igual que ya han incluido WhatsApp, extiendan por abajo y por arriba las edades de la muestra de las personas con las que se elabora ese estudio.

1 Comment

  1. baldo rodriguez Reply

    No pudo estar más de acuerdo, Rafa. En este país da la impresión que después de cumplir los 50 desapareces -o debes desaparecer- para todo. No es ni siquiera un jubilación prematura porque el plazo para llegar a tal situación se alarga cada vez más para algunos. Es el olvido. Pero muchos nos negamos a caer en ese pozo y pese a tener más de 50 no estamos dispuestos a quedar fuera de cualquier avance, en este caso el que representa el mundo digital. Y todo, pese a las estadísticas. Lo mismo va por los más jóvenes. Buen post y muy oportuno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

baldorodriguez.com copyiwritter